Visitas guiadas con recreación histórica al castillo de Monzón

Volvemos este fin de semana con un paquete de actividades sensacional: Visita guiada a la catedral de Santa María de Monzón + cena menú templario + visita guiada con recreación histórica al castillo templario de Monzón: 30 €. Haz tu reserva en esta página web antes del viernes 1 de agosto!...

Learn More

No existen niños a los que no les guste la historia, solo niños a los que no se la han contado como deberían.

Cuando un grupo de profesionales de la historiografía coge las riendas de las fiestas históricas, confluyen una serie de factores que de lo contrario es difícil que lo hagan. El primero es aquel que derriba el tópico de que los historiadores tienen pocas salidas profesionales. Tonterías. Lo que el historiador necesita es disciplina, formación, creatividad y capacidad de diseñar y comercializar productos culturales; si vierais los números que mueven las fiestas históricas en este país, os caeríais de culo. El segundo factor va ligado a echar el resto y convertirlo en espectáculo. Reconstruir la historia como base del producto cultural y turístico hace que esta, bien contada, se convierta en un espectáculo sin parangón.             Como el que vivieron el otro día las gentes de Monzón, y que en pocos meses vamos a poder ver, más a lo grande, en Barbastro o en Huesca. Comenzamos el sábado, a pesar de la llovizna, con un desfile kilométrico (en exceso, según mi criterio, pues ya sabéis que soy más de apostar por la calidad que por la cantidad). Eso sí, decidimos encabezarlo con un nutrido grupo de recreadores históricos (pero de los de verdad, no de los tontos del haba que no tienen ni idea de arqueología y se creen que las dagas de bullones son únicamente del siglo XV). Parte de ese grupo lo hicimos a caballo, porque recrear la edad feudal europea sin caballería es como recrear la II Guerra mundial con tirachinas (es decir, no es recrear). Las imágenes que os muestro son, por un lado, un caballero propio de 1440, con armadura de elementos alemanes y milaneses (le quité algunos elementos por precaución, como el faldón de malla, el byrnie o las lunetas); y caballería de la primera mitad del siglo XIII, con escudo heráldico y yelmo de tonel pleno.             Al día siguiente, con un sol radiante gracias a la gloria de Allah, recreamos en el lecho del río Sosa una batalla entre cincuenta contendientes. Contamos con la inestimable colaboración de nuestros amigos de Arx Corpus Dei Cordis, Templers de Bagà, Caballeros de Ulver y Templarios y hospitalarios de Teruel. En la batalla pudimos ver un cruento enfrentamiento entre tropas taifales del siglo XIII contra tropas cruzadas, infantería y caballería templaria...

Learn More

Te proponemos un planazo para este puente de Mayo

Como lo oyes. Este jueves 1 de mayo, día del trabajador, te propongo un día de inmersión histórica, espectáculo y disfrute sin precedentes. Y lo mejor: por un precio muy ajustado. ¿Dónde? En Monzón (Huesca), el epicentro actual de los espectáculos históricos de Aragón. Fíjate bien lo que te tengo preparado: 14:00 h.: Menú templario en restaurante Canela. 16:00 h.: Visita guiada personalizada a la catedral románica de Santa María. 17:00 h.: Visita guiada con recreación histórica al castillo templario de Monzón. Esta última, sin duda, se está convirtiendo en el espectáculo del que todo el mundo habla. Y si no, solo tenéis que consultar la prensa provincial y autonómica de la última semana. Y ahora lo mejor: ¿Sabes qué precio tiene por persona este paquete?  30 € (los niños tienen descuentos)    Así, tal cual; precios ajustados, espectáculo cultural inolvidable. Para hacer tu reserva solo tienes que pinchar aquí debajo. Te reconducirá a la página de reservas. Rellenas los datos, envías y listo. Nosotros nos pondremos en contacto contigo para formalizarla. Reserva Te aseguro que vas a vivir una experiencia tremenda, y además vas a conocer en directo eso de lo que todo el mundo habla en Aragón. Como ese día, si vienes, nos conoceremos en persona, no dudes en saludarme y comentarme qué tal la experiencia. ¿Nos vemos este jueves? Foto: Gorgonio...

Learn More

Os dije que la íbamos a liar, pero es que se nos ha escapado de las manos

Así de claro. Hace poco más de un mes os explicaba que estábamos peleando por una nueva forma de hacer turismo cultural. Un turismo de calidad, respetuoso con la historia y espectacular. ¿Nuestro objetivo? Dejar con la boca abierta al consumidor cultural y al turista. Lo que sucede es que se nos ha escapado de las manos. Y lo sigue haciendo cada vez que explicamos la historia, entintamos el cálamo o desenvainamos la espada. Hace dos fines de semana montábamos una recreación histórica en el castillo de Monzón que atraía en tan solo dos días a 3049 turistas. Durante cincuenta horas, veintiséis frares templarios vivimos en las mismas condiciones que lo hicieron nuestros antepasados en el año 1175. Ya saben: oficio litúrgico, comida, vestuario, horas de sueño… Una odisea jamás vista. Un espectáculo fiel a la historia. El no va más (según palabras de varios turistas). Asimismo, han echado a rodar las visitas guiadas con recreación histórica al mismo castillo. Ya hemos hecho dos de un total de once que realizaremos en este año de 2014, y el cómputo de asistentes a ambas visitas lo dice todo: 600 personas siguieron nuestras explicaciones sobre el castillo, mientras los hermanos templarios explicaban cuáles eran las armas que usaban, cómo se organizaban en batalla, cómo vivían, cómo dormían o para qué utilizaban los edificios medievales que todavía se mantienen en pie. ¿Y eso fue todo? En absoluto. El pasado día veintitrés, día de San Jorge, en Alquézar, uno de los pueblos más turísticos de Aragón, joya del Somontano y la sierra de Guara, tuvo lugar la primera de un ciclo de varios visitas guiadas con recreación histórica, donde explicamos cómo se reconquistó Alquézar por parte de las tropas del rey Sancho Ramírez. Una ruta temática que dejó con la boca abierta a los asistentes. La prensa, la televisión y el boca a boca, me consta, está dando buena cuenta de ello. Y, ¿ahora? La bola de nieve ya ha echado a rodar. El patrimonio, la historia y el arte aragonés jamás habrán sido divulgados como así va a suceder a partir de este momento. Bienvenidos a un mundo donde nuestra asombrosa historia cobra vida. ¿Os...

Learn More

Las claves para hacer un festival histórico de resonancia nacional

Todos nos lo hemos preguntado. ¿Por qué en España hay únicamente dos o tres festivales históricos de calidad y resonancia nacional? ¿Por qué otros países saben explotar su historia y su legado creando recreaciones y festivales históricos que reúnen a cientos de miles de personas y generan un motor de desarrollo que en España todavía no tenemos? Y no es por los recursos que se destinan, pues los presupuestos que se manejan no tienen tanta diferencia. La respuesta en muy sencilla, sigue leyendo para conocerla. Cuando hablo de un festival histórico también me refiero a un evento basado en leyendas del pasado relativas a una ciudad o comunidad, no solo a una recreación del patrimonio histórico propiamente dicha. En España sucede una cosa que cabía esperar: existen tantas fiestas históricas mediocres o fiestas relativas a las leyendas y tradiciones que quedan en eventos locales, con escasa repercusión y que únicamente sacan a la calle a la gente de la propia ciudad. Y en ocasiones ni eso. Y con cada fiesta que se programa, vamos camino de lo mismo. Por ello, debido a mi experiencia en estas lides, voy a poner el ejemplo de uno de los festivales históricos hispanos que ha conseguido vencer esto y convertirse en referente a nivel nacional. Un festival que recibe cientos de miles de visitantes nacionales e internacionales durante los días que se celebra, y que se ha convertido en el más importante de España. Estoy hablando de Tarraco Viva, en Tarragona. El festival de la cultura romana. Para que en Aragón tengamos un festival histórico de máxima calidad, basado en leyendas o en hechos del pasado de nuestra comunidad, debemos hacer cosas que el resto de eventos no hacen. Y ¡cuidado!, pues no estoy proponiendo parecernos a Teruel, pues Los amantes de Teruel es una fiesta histórica, no un evento de recreación ni un festival. Es un mercado medieval muy grande, con dos o tres actos de máxima calidad, pero que se convierte en una fiesta en la calle donde la gente se “disfraza” y se conmemora un hecho que, pese a su pasado más o menos real o legendario, poco tiene que ver con el patrimonio histórico directo de una comunidad en su conjunto. Y no importa...

Learn More

La ceremonia de homenaje en la Edad Media aragonesa

Como sabéis, el vasallaje era la institución medieval por la cual dos hombres realizaban de forma recíproca un pacto de infeudación. Se trataba de un acuerdo entre iguales, entre hombres libres miembros de la clase dominante. El vasallaje comportaba una serie de obligaciones por parte de ambos contrayentes. De un lado, el señor estaba obligado a dotar al vasallo de un beneficium, que podía ser un territorio, un lote de tierras, un conjunto de rentas, bienes inmuebles, los usufructos de un bien, etc. De otro, el vasallo debía prestar al señor auxilium y concilium, así como lealtad y respaldo militar siempre que el señor lo requiriere. Esta lealtad estaba regida por las leyes consuetudinarias por las que se organizaban los hombres (en el caso de Aragón, los fueros; en el caso de Barcelona, los usatges). El feudalismo clásico surgió y se desarrolló en la Francia de los siglos VIII, IX, X y XI. Para el resto de Europa, las instituciones feudovasalláticas se construyeron con notables diferencias, lo que ha llevado a muchos historiadores a admitir que fuera de la Francia feudal este fenómeno apenas se dio, o lo hizo de una manera muy embrionaria. Sea como fuere, el caso de la Península Ibérica tuvo también sus propias peculiaridades. Aunque en la actualidad todos los historiadores admitimos que en ella sí hubo feudalismo, no es menos cierto que este se dio de una manera genuina, con instituciones y relaciones de poder alejadas de su imagen más clásica y pura. El vasallaje implicaba una serie de actos ceremoniales donde quedaba registrado el acuerdo contractual que señor y vasallo llevaban a cabo. Entre esos actos destacaba el principal, consistente en una serie de gestos solemnes. Debido al contacto que los primigenios condados pirenaicos, el reino de Navarra y los condados catalanes tuvieron desde muy temprano con el reino franco, las ceremonias de vasallaje fueron adoptadas de allí con más o menos matices oriundos y genuinos. El acto fundamental que se practicó en el Altoaragón en los siglos XI y XII fue el llamado Hominum, en el que tenía lugar el clásico inmixtio manum. Era diferente al que se realizaba en León y Castilla, donde únicamente llevaban a cabo un besamanos. No obstante, el feudalismo en los territorios...

Learn More

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies