Iglesias templarias en Huesca

Iglesias templarias en Huesca

La Orden del Temple vino, dejó su impronta y se marchó. Así, tal cual. Sin embargo, entre las huellas de esa impronta nos dejó su cultura material, entre otras cosas. Los templarios aragoneses fueron muy poderosos. Y este poder se basó en dos aspectos incontestables. 1) El primero radica en que el territorio peninsular fue hasta bien entrado el siglo XIV un campo de batalla. Los reinos hispánicos medraron al amparo de un sentimiento omnímodo de cruzada. Sin ir más lejos, en los siglos XII y XIII, mientras las grandes encomiendas y bailías francesas del Temple eran meras circunscripciones administrativas y tributarias, las aragonesas y catalanas eran verdaderos fortines; y así ocurrió mientras la llama de la conquista del infiel, hacia el sur, se mantuvo viva. 2) Por otro lado, la herencia de Alfonso I el Batallador permitió que la Orden accediera a las tierras más ricas y prósperas de la Corona: las del Ebro, el Cinca y el Segre. La concordia de Gerona en 1143 rubricó la entrada del Temple en los territorios de la Corona de Aragón.

Tan pronto como la Orden se instaló en sus nuevos feudos, aplicó unas políticas que aunaban su propia naturaleza militar y monacal con sus objetivos económicos, que no eran otros que enviar un tercio de lo recaudado en Occidente hacia Tierra Santa. Los castillos y templos que levantaron respondían a esta permeabilización de caracteres, surgida, a su vez, de un factor ideológico que, en ocasiones, se obvia cuando se trata de entender la historia de la Edad Media.

El poder de la Orden del Temple en la actual provincia de Huesca se concentró en un territorio amplísimo que se convertiría, en lo sucesivo, en la encomienda más próspera de la Corona. Me estoy refiriendo a las vegas del Cinca y el Alcanadre, con las encomiendas de Monzón y Chalamera. La orden fue dueña de un territorio mucho más grande que la actual comarca del Cinca Medio, con capital en Monzón, y que acogía feudos en las actuales comarcas de la Litera y el Bajo Cinca. Un verdadero reino dentro de otro reino. En este territorio, los frares edificaron sus castillos y templos, dejando su propio sello personal. De todos ellos nos han llegado algunas muestras, aunque sabemos que no fueron las únicas que existieron en este territorio.

Hoy os quiero hablar de sus iglesias. Templos austeros, tal como preconizara el abad Bernardo de Claraval, precursor de la orden benedictina del Císter y, a su vez, de la Orden militar del Temple. Claraval imprimió la misma filosofía en el Temple que en el Císter: austeridad, nula decoración, nada que pudiera desviar la atención del feligrés de Cristo y los evangelios. Pero además, los templarios aragoneses edificaron iglesias basándose en un patrón similar que se repite en todas las que hoy se conservan en pie.

No es aventurado afirmar que probablemente todas las localidades que constituyeron la encomienda de Monzón contaron con un templo propio, bien erigido por los templarios, bien adaptado el que ya existía a sus preceptos espirituales. Actualmente, podemos observar cuatro templos templarios que mantienen intacto el carácter de la orden. Y en pleno siglo XXI. Me estoy refiriendo a los templos del castillo de Monzón (capilla de San Nicolás), de Cofita (a Santa María Magdalena), de Valcarca (a San Salvador) y de Alíns del Monte (a San Juan); esta última, por haber pertenecido con anterioridad al monasterio de Alaón, es la que presenta un legado templario más difuso.

Las cuatro presentan tipologías similares cuando no idénticas: grandes sillares colocados a soga, orientación canónica hacia Tierra Santa, inexistente decoración, espadaña bífora… Y la característica más particular: la utilización de vetustas hiladas de sillar de arenisca, que confiere ese color de matices leonados a los templos, tan propio de los templarios de Monzón. Dos de ellas destacan por su similitud, pues parecen calcadas: la de Cofita y la de Valcarca. Todos son templos de una sola nave, con portadas pequeñas sin decoración escultórica, con capiteles asépticos y extrañas marcas de cantero de difícil interpretación. Tienen su ábside orientado hacia el este (en el caso de la capilla del castillo de Monzón es de forma octogonal, pues su tipología responde también a un uso militar). Y su interior sigue patrones similares: bóveda de cañón en el presbiterio, de cuarto de esfera en el ábside y de cañón apuntado en el resto de la nave. Porque ahí radica su curiosidad. Mientras en Francia andaban ya construyendo el gótico, en España seguían levantando templos románicos, a pesar de hacerlo mediante el invento que había propiciado el nuevo estilo: el arco apuntado. ¿Acaso los constructores que contrató el Temple (seguramente los mismos en todas las iglesias) no supieran que, al apuntar los arcos, no era necesario hacer los muros tan gruesos?, pues en estas iglesias los muros miden alrededor de dos metros de ancho (¡!). En fin, quizás sea esa la razón de que en el presente todavía se mantengan en pie.

A pesar de ello, y sin menoscabo de que todas las características mencionadas conviertan a estas iglesias en atractivos lugares para visitar, tengo que decir que todavía nos queda por saber qué significan todas esas marcas de cantero que atestan sus muros…

Pero de eso os hablaré otro día.

7-INM-HUE-008-060-001_1-4E

Exterior iglesia templaria de Valcarca

7-INM-HUE-008-060-001_1-11E

Detalle de uno de los canecillos historiados de la iglesia de Valcarca

22144 Monzón (Huesca) 12-07-2009

Exterior capilla templaria, castillo de Monzón

00127814

Vista general, iglesia de Alins del Monte

agenda_img_269_0

Exterior iglesia templaria de Cofita

detalle_iglesia_cofita.capelln_templario

Inscripción en un sillar, iglesia templaria de Cofita

image_gallery

Vista general, iglesia templaria de Valcarca

Share Button
468 ad

1 Comment

  1. He estado explorando un poco por artículos de alta calidad o entradas en webs sobre estos contenidos. Explorando en Google por fin encontré este blog. Con lectura de esta articulo, estoy convencido que he encontrado lo que estaba buscando o al menos tengo esa extraña sensacion, he descubierto exactamente lo que necesitaba. ¡Por supuesto voy hacer que no se olvide este blog y recomendarlo, os pienso visitar regularmente.

    Saludos

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies