La ceremonia de homenaje en la Edad Media aragonesa

La ceremonia de homenaje en la Edad Media aragonesa

Como sabéis, el vasallaje era la institución medieval por la cual dos hombres realizaban de forma recíproca un pacto de infeudación. Se trataba de un acuerdo entre iguales, entre hombres libres miembros de la clase dominante.

El vasallaje comportaba una serie de obligaciones por parte de ambos contrayentes. De un lado, el señor estaba obligado a dotar al vasallo de un beneficium, que podía ser un territorio, un lote de tierras, un conjunto de rentas, bienes inmuebles, los usufructos de un bien, etc. De otro, el vasallo debía prestar al señor auxilium y concilium, así como lealtad y respaldo militar siempre que el señor lo requiriere. Esta lealtad estaba regida por las leyes consuetudinarias por las que se organizaban los hombres (en el caso de Aragón, los fueros; en el caso de Barcelona, los usatges).

El feudalismo clásico surgió y se desarrolló en la Francia de los siglos VIII, IX, X y XI. Para el resto de Europa, las instituciones feudovasalláticas se construyeron con notables diferencias, lo que ha llevado a muchos historiadores a admitir que fuera de la Francia feudal este fenómeno apenas se dio, o lo hizo de una manera muy embrionaria. Sea como fuere, el caso de la Península Ibérica tuvo también sus propias peculiaridades. Aunque en la actualidad todos los historiadores admitimos que en ella sí hubo feudalismo, no es menos cierto que este se dio de una manera genuina, con instituciones y relaciones de poder alejadas de su imagen más clásica y pura.

Alfonso II el Casto

Ceremonia de Vasallaje en la que aparece Alfonso II el Casto. Liber Feudorum Maior.

Ceremonia de Vasallaje del Liber Feudorum Ceritaniae.

Ceremonia de Vasallaje del Liber Feudorum Ceritaniae.

El vasallaje implicaba una serie de actos ceremoniales donde quedaba registrado el acuerdo contractual que señor y vasallo llevaban a cabo. Entre esos actos destacaba el principal, consistente en una serie de gestos solemnes. Debido al contacto que los primigenios condados pirenaicos, el reino de Navarra y los condados catalanes tuvieron desde muy temprano con el reino franco, las ceremonias de vasallaje fueron adoptadas de allí con más o menos matices oriundos y genuinos. El acto fundamental que se practicó en el Altoaragón en los siglos XI y XII fue el llamado Hominum, en el que tenía lugar el clásico inmixtio manum. Era diferente al que se realizaba en León y Castilla, donde únicamente llevaban a cabo un besamanos. No obstante, el feudalismo en los territorios de la meseta penetró a raíz de la influencia navarra de los descendientes de Sancho III el Mayor.

El Hominum en Aragón consistía la genuflexión del vasallo, destocado y desarmado ante el señor. Éste cogía sus manos entre las propias y, tras escuchar del vasallo la fórmula de homenaje, le daba un beso en los labios; era el osculum. No sabemos con certeza cuál era la frase que el vasallo decía tras el imixitio manum, pero es muy probable que fuera una derivación de la frase provenzal “me hago vuestro hombre”.

Ceremonia de vasalle

Ceremonia de vasallaje provenzal. Se observa en la miniatura como el notario recoge acta del momento.

Entre las desviaciones y características propias que esta ceremonia tuvo en los territorios peninsulares, destacó la costumbre de no recoger por escrito el acto de homenaje, tal como escrupulosamente sí se hacía allende los Pirineos. En algunos territorios sí era más común, caso de los condados catalanes, herederos principales de la tradición franca. El Liber Feudorum Maior, mandado redactar por Alfonso II de Aragón en el siglo XII para controlar la anarquía feudal de sus vasallos catalanes, da buena muestra pictórica de cómo se hacía esta ceremonia en la Corona de Aragón. No obstante, el levantamiento de actas al respecto fue algo fuera de lo común. A modo de ejemplo, uno de estos documentos se guarda en el Archivo de la seo de Zaragoza, mediante el cual Céntulo de Bigorre se hace vasallo en acto solemne de Alfonso I el Batallador. Os pongo aquí la transcripción:

Hec est carta testamenti quam facio ego comiti don Centullo de Bigorra et de

Lorda ad uos seniori meo domno Adefonso imperatori, filio regis Sancii et regine

Felicie. Placuit mihi libenti animo et spontanea uoluntate et facio me uestro homine de

bocca et de manus et recognosco per uos et per uestra manu toto illo honore quod

hodie habeo uel in antea adquirere potuero cum Dei auxilio.

Et ut uobis sedeam fidelissimo et ueridico vassallo quomodo fidelis vassallo

debet esse ad suum seniorem per bonam fidem sine ullo malo ingenio.”

“Facio me vestro homine de bocca et de manus”, dice el texto, lo que prueba que la ceremonia, en Aragón, comportaba el inmixtio manum y el osculum (me hago vuestro hombre de boca y manos).

Por todo ello, no les extrañe que en breve vean una ceremonia como esta recreada con todos los honores. Un espectáculo medieval sin parangón, que podrán disfrutar aquí en Aragón. ¿Cuándo? ¿Dónde? Suscríbanse al blog para que les mantengamos informados.

Vasallaje en el Liber feudorum Maior, siglo XII.

Vasallaje en el Liber Feudorum Maior, siglo XII.

Share Button
468 ad

3 Comments

  1. JAMARCU

    DARIO, ¿CALENTANDO EL AMBIENTE?. JAJAJA

  2. Germán Luna Santiago (México)

    Fascinante nota. El nivel institucional del rito de vasallaje fue tan alto que incluso fue traído al Nuevo Mundo: las historias de los cronistas-conquistadores de Nueva España, verbigracia, explicitan cómo los indios se hicieron “vasallos” de la Corona española. A la historiografía latinoamericanista le ha costado entender las formas de sociabilidad europeas recreadas en las Indias.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies