Los misterios del rey Jaime I el Conquistador

Los misterios del rey Jaime I el Conquistador

Como muchos de vosotros ya conocéis, el impertérrito castillo de Monzón se vanagloria de haber educado tras sus muros al rey Jaime I el Conquistador: entre los años 1214 y 1217, el cabildo templario de Monzón se encargó de la formación del niño. O eso siempre nos han contado. Me apetece hoy revelarte algunas cosas misteriosas de la figura de este controvertido monarca que quizás nadie te haya explicado.

Al parecer, durante estos tres años, el rey convivió con un cabildo de frares del Temple comandado por el castellán de la bailía y maestre de Aragón y Cataluña, Guillem de Montrodó. Pero, con toda probabilidad, los templarios de Monzón no se consagraron a la educación del joven rey durante estos tres años, sino a su protección. Y prueba de ello es que, ahora lo sabemos, Jaime I no sabía leer. ¿Lo educaron? Las facciones nobiliarias habían aprovechado la minoría de edad de Jaime para arrogarse mayores privilegios, amenazando la propia integridad del muchacho; quién mejor para proteger al rey que un grupo de hermanos templarios, favoritos del Papa y los reyes europeos. La educación de los príncipes en la Edad Media la realizaban personajes de alcurnia afectos al círculo palatino de los monarcas. No era necesaria la intervención de todo un cabildo templario, máxime cuando la procedencia de sus miembros era la baja nobleza, cuando no de otras capas sociales menores (incluso Guillem de Montrodó procedía de una familia de infanzones), y esto implicaba que la mayoría no sabían leer ni escribir.

¿Quieres saber más cosas sobre el monarca que dio sentido a la historia de Monzón, que conquistó el reino de Valencia y que sentó las bases de una monarquía nacional, estableciendo los corpus jurídicos, representativos y legales de sus territorios feudales? Atención a lo que ahora voy a contarte.

Se trata de un misterio acerca del cadáver regio que a día de hoy todavía no ha sido desvelado. Todo comienza tras la desamortización de Mendizábal. En 1837, los restos reales ubicados en el monasterio de Poblet (donde había sido enterrado) fueron saqueados junto con otras tumbas de personajes destacados. El párroco local recogió los restos y los guardó en la sacristía. En 1844 los despojos recuperados fueron llevados a la catedral de Tarragona, donde procedieron de una manera bastante chapucera: como Jaime I era mucho más alto de lo normal, se seleccionaron los restos que respondían a tales rasgos, y como las crónicas dicen que, en vida, recibió un flechazo que le atravesó incluso el yelmo, se cogió el cráneo que presentaba una herida en la frente.

De esta guisa permanecieron los despojos regios más de cien años. Pero, ¿era realmente este el cráneo del rey Conquistador? En los años cuarenta, cuando se rehabilitó el monasterio de Poblet, se decidió que sus restos volvieran allí donde el rey quiso ser enterrado. El profesor responsable del proceso, Salvador Vilaseca, constató que la herida del supuesto cráneo de Jaime I había sido realizada post-mortem, y que no podía ser causa de un proyectil de arco o ballesta, de modo que comenzaron a buscar el verdadero cráneo del rey. Entre el resto de despojos rescatados cien años atrás, dieron con otro que sí tenía una cicatriz, cerrada en vida, y que respondía a las citadas características. ¿Sería este el cráneo de la momia del gran rey Jaime I de Aragón? (Imagen). En la actualidad, lo que el sarcófago regio de Poblet guarda, a falta de que vuelva a abrirse para un estudio más riguroso, es una momia de un hombre alto, fornido y envuelto en un hábito cisterciense; pero si miramos a su parte superior, misteriosamente, sobre su cuello campean dos enigmáticas cabezas. ¿Qué opinas?

Share Button
468 ad

5 Comments

  1. Nuestro rey mas sufridor y conquistador

  2. Conquistador me gusta mas que buena conquerido

  3. Conquistador mas que buena conquerido

  4. Bueno ciertos historiadores lo tildan como un mal Rey, pero probablemente si su testamento despareció y muchos documentos fueron falsificados, tendríamos mucho que hablar. En fin

  5. Mal Rey para los intereses aragoneses.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies